Archivos de la categoría ‘2.9. DE LA PREDESTINACION’

PARA DESCARGAR EL MENSAJE COMPLETO DESDE MEDIAFIRE CLICKEAR AQUI:

http://www.mediafire.com/?6sgasxa48wvq7yd

DE TAL MANERA AMÓ DIOS AL MUNDO, Juan 3:16 – PARTE 1

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 9

UNA ADVERTENCIA CONTRA LA ESPECULACIÓN INDEBIDA

En este punto haremos algunas advertencias en cuanto a la especulación y la curiosidad indebidas al tratar esta doctrina elevada de la predestinación. Quizá la mejor manera de hacerlo sea citando las palabras de Calvino que aparecen en la primera sección de su presentación de este tema: “La discusión de la predestinación—un tema algo intrincado en sí—es enmarañada de manera peligrosa por la curiosidad de los hombres. Y no hay barrera que logre que dicha curiosidad no se extravíe por laberintos prohibidos, o que se eleve más allá de su esfera propia, y es como si estuviera determinada a no dejar secreto de Dios sin explorar o escudriñar…. Lo primero que debemos recordar es que cuando se inquiere sobre la predestinación, se penetra en el santuario de la sabiduría divina, en el cual todo el que entre osadamente no logrará satisfacer su curiosidad…. Porque sabemos que cuando hayamos excedido los límites de la Palabra, estaremos entrando en camino tortuoso y tedioso, en el cual no podremos hacer otra cosa que errar, resbalar y tropezar a cada paso. Tengamos presente, pues, que no es menos locura desear tener mayor conocimiento de la predestinación que el que no es revelado en la Palabra de Dios, que el desear andar por caminos intransitables, o el querer ver en medio de las tinieblas. Y no nos avergoncemos de ignorar algo, si en ello hay una ignorancia docta”.

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 8

LAS ESCRITURAS SON LA AUTORIDAD FINAL POR LA QUE HAN DE SER JUZGADOS LOS SISTEMAS

En todos los asuntos controversiales entre creyentes, las Escrituras son aceptadas como la corte suprema de apelación y a través de la historia ellas han sido la autoridad común de la cristiandad.

Creemos que ellas contienen un sistema doctrinal armonioso y completo; que todas sus partes son consistentes las unas con las otras; y que es nuestro deber delinear esta consistencia por medio de una investigación cuidadosa del significado de pasajes particulares.’

“La Palabra de Dios”, dice Warburton, “es el tribunal supremo y decisivo ante el cual deben comparecer y por el cual deben ser juzgadas estas doctrinas. La verdad o falsedad de nuestra creencia debe determinarse en base a la correspondiente conformidad con, o divergencia de, esa forma de doctrina expuesta en la revelación infalible que Dios nos ha dado en su Palabra inspirada. Es sólo mediante este criterio que el calvinismo, al igual que el arminianismo o el pelagianismo, deben ser juzgados. Es mediante este criterio, y sólo mediante él, que toda creencia, sea religiosa o científica, debe ser juzgada; y si no hablan conforme a esta Palabra, es porque la luz no está en ellos…. Creemos en la inspiración plenaria y verbal de la Palabra de Dios, y mantenemos que ella es la única autoridad en todas las materias y que ninguna doctrina que no halle lugar en la Palabra puede ser cierta o esencial”.

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 7

BOSQUEJO DE SISTEMAS

En realidad existen sólo tres sistemas que afirman enseñar un medio de salvación a través de Cristo. Estos son:

(1) El universalismo, el cual enseña que Cristo murió por todos los hombres y que con el tiempo todos serán salvos, sea en esta vida o durante un período de prueba futuro. Esta posición quizá sea la que más apele a nuestros sentimientos; sin embargo, no es bíblica, y nunca ha sido sostenida por ninguna iglesia cristiana organizada.

(2) El arminianismo, el cual enseña que Cristo murió por cada individuo de la humanidad por igual, o sea, tanto por aquellos que se pierden en sus pecados como por aquellos que son salvados; que la elección no es una obra eterna e incondicional de Dios; que la gracia salvadora es ofrecida a todos los hombres, la cual pueden aceptar o rechazar según les plazca; que el hombre puede resistir de manera eficaz el poder regenerador del Espíritu Santo; que la gracia salvadora no es necesariamente permanente, sino que aquellos amados por Dios, redimidos por Cristo, y nacidos del Espíritu Santo, pueden rechazarla y perderse por toda la eternidad, no importa cuánto Dios desee y se esfuerce por lograr lo contrario.

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 6

LA PRESCIENCIA DE DIOS.

 

La objeción que presentan los arminianos contra la preordinación pesa de igual manera contra la presciencia de Dios. Lo que Dios prevé, por la misma naturaleza del caso, es tan inalterable y seguro como lo que él preordena; por tanto, si su preordinación es inconsistente con la libertad moral del hombre, su presciencia también lo es. La preordinación asegura todos los acontecimientos, mientras que la presciencia presupone su certeza.

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 5

LA PROVIDENCIA DE DIOS.

“Las obras de la providencia de Dios son aquellas con que santa, sabia y poderosamente preserva y gobierna a todas sus criaturas y todas las acciones de éstas” (Catecismo Menor, respuesta a la pregunta 11). Las Escrituras enseñan de manera clara que todas las cosas fuera de Dios no sólo existen sino que continúan en existencia, con todas sus propiedades y poderes, debido a la voluntad divina. Dios sustenta todas las cosas con la palabra de su poder (Heb. 1:3). Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten (Col. 1:17). “Tú sólo eres Jehová, tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos, y tú vivificas todas estas cosas” (Neh. 9:6). “Porque en él vivimos, y nos movemos y somos” (Hch. 17:28). Y él es “sobre todos, y por todos, y en todos” (Ef. 4:6).

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 4

LA SOBERANIA DE DIOS.

Toda persona que piensa puede ver fácilmente que un poder soberano rige su vida. Jamás se le preguntó si deseaba nacer o no; o cuándo, o dónde, o qué había de nacer; si en el siglo veinte o antes del diluvio; si en la América o en la China; si blanco o negro. Los creyentes de todas las épocas han reconocido a Dios como el Creador y Soberano del universo, y por consiguiente, como la fuente de todo poder que se encuentra en las criaturas. Por lo tanto, nada puede acontecer aparte de su soberana voluntad. Cuanto más meditamos en esta verdad, tanto más descubrimos que conduce a razones que establecen la posición calvinista y refutan la arminiana.

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 3

Dios tiene un plan.

Es inconcebible que el Dios de infinita sabiduría y poder creara un mundo sin un plan definido para su mundo. Y siendo que Dios es infinito, su plan debe abarcar cada detalle de la existencia del mundo. Si pudiéramos contemplar al mundo en todas sus relaciones, pasadas, presentes y futuras, veríamos que sigue con absoluta precisión un curso ya predeterminado. Entre las cosas creadas podemos buscar en todo lugar, hasta donde el microscopio y el telescopio nos permitan, y encontraremos organización por doquier. Grandes estructuras se descomponen en sus partes constituyentes, y éstas a su vez están compuestas de otras pares que se descomponen de igual forma, de manera casi interminable.

Continuar leyendo »

Sección 1 – Parte 2

Una exposición de la doctrina

La Confesión de Fe de Westminster, en la cual se exponen las doctrinas de las iglesias presbiterianas y de las reformadas, y que es la más perfecta expresión de la fe reformada, dice: “Dios desde la eternidad, por el santo y sabio consejo de su voluntad, ordenó libre e inalterablemente todo lo que sucede. Sin embargo, lo hizo de tal manera que Dios no es ni el autor del pecado, ni hace violencia a la libertad de sus criaturas, ni quita la libertad ni contingencia de las causas secundarias, sino más bien las establece”. Y más adelante dice, “Aunque Dios sabe todo lo que puede acontecer en toda clase de condición o contingencia que se pueda suponer, sin embargo, nada decretó porque lo proveía como por venir o como cosa que habría de suceder en condiciones dadas”.

Continuar leyendo »

SECCION I - Parte 1

Introducción

El propósito de este estudio no es el de presentar un nuevo sistema de pensamiento teológico, sino el de reafirmar ese gran sistema conocido como la fe reformada o el calvinismo, y de demostrar que este sistema es sin lugar a duda bíblico y también razonable. La doctrina de la predestinación recibe comparativamente poca atención en nuestros días y es poco comprendida aun por aquellos que se supone la apoyan con gran lealtad. Sin embargo, es una doctrina que se encuentra incorporada en los credos de la mayoría de las iglesias evangélicas y que ha tenido una influencia notable en la iglesia y en el estado.

Continuar leyendo »





Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.552 seguidores