LA NATURALEZA DE LA IGLESIA LOCAL

La escritura es indudablemente clara al decir que todo aquel que es poseedor de la la vida del Cristo Resucitado habitando en él, forma parte de la iglesia. La implicación natural de esta gloriosa verdad es que la iglesia es una familia cuyos miembros están unidos, conectados orgánicamente e inseparablemente relacionados por medio de la vida divina. Siendo este el caso, una persona no puede unirse a la iglesia. Si tu estás en Cristo, tu ya perteneces a la iglesia por nacimiento. De la misma manera que nuestros miembros están unidos a nuestro cuerpo físico de por vida, y no por organización, invitación, examen o catecismo, nosotros también estamos unidos a Cristo y su Cuerpo, simplemente de por vida. De esta manera, si eres un creyente en Cristo, compartes una nueva vida con otros creyentes que al igual que tú, volvieron a nacer. Al convertirse en cristiano, te has convertido en parte de una nueva familia y esta familia es llamada la iglesia.

Continuar leyendo »

 

EL LUGAR DE REUNION DE LA IGLESIA

Alguna vez te han preguntado “¿A dónde vas a la iglesia?” Esta es una pregunta muy común en estos días. Y la pregunta en sí y su respuesta, marca una nota muy importante en el propósito de Dios. Consideremos la siguiente situación.

Continuar leyendo »

 

EL CENTRO DE LA REUNION DE LA IGLESIA

 

Mientras que el Nuevo Testamento claramente demuestra que el propósito y función principal de la primera iglesia era la edificación, de la misma forma indica que la práctica de “partir el pan” o “la cena del Señor” era el foco principal. Esto queda demostrado abundantemente en pasajes tales como…

Continuar leyendo »

EL PROPOSITO DE LA REUNION DE LA IGLESIA

 

El gran expositor bíblico, Martyn Lloyd-Jones, dijo en cierta ocasión: “Vivimos en una era esperanzadora bajo un diseño contenido en el Nuevo Testamento con una religioncita muy buena”.

Con este pensamiento en mente, me gustaría comenzar nuestro estudio acerca de la práctica de la iglesia del Nuevo Testamento examinando la razón de las reuniones en la primera iglesia. ¿Cuál era el propósito de las reuniones en la primera iglesia del Nuevo Testamento?

Notemos que cuando utilizo el término de reuniones o reuniones eclesiásticas, lo estoy utilizando en un sentido muy estrecho. La Biblia dibuja diferentes tipos de reuniones donde los primeros cristianos se reunían (reuniones de oración, reuniones evangélicas, reuniones de ministerio, reuniones apostólicas, concilios eclesiásticos, etc.) Por una reunión de iglesia me estoy refiriendo a una reunión especial en una asamblea local tal como es descrita en I Corintios 11 – 14. De acuerdo con el relato bíblico, al igual que la tradición eclesiástica, esta reunión parece ser que ocurrió en el primer día de la semana (Hechos 20:7).

Continuar leyendo »

 

EL SECRETO DE LA VIDA CRISTIANA

¿Qué es lo que se le ha dicho a usted que es el secreto de la vida cristiana? Les he hecho esta pregunta a miles de cristianos en todo el mundo, así en iglesias tradicionales, en iglesias de hogares, como en conferencias: “¿Qué fue lo que se le dijo a usted que se suponía que hiciera para ser un buen cristiano? ¿Qué se le enseñó en cuanto al secreto de la vida cristiana?”

¿Reconoce usted las respuestas que recibí? Se les presenta a los nuevos cristianos como principios estándar. De hecho, constituyen los principios estándar para todos los cristianos. Las presento aquí, más o menos en orden descendente:

Ore y lea la Biblia

Vaya a la iglesia

Testifique

(¿Hable en lenguas?)

Diezme

¿No le suena familiar todo esto? Son los más escuchados. ¡Pero aquí van más!

Continuar leyendo »

La Incapacidad Humana

Sermón predicado el Domingo 7 de Marzo de 1858

por Charles Haddon Spurgeon

En el Music Hall, Royal Surrey Gardens, Inglaterra

“Nadie puede venir a mí, a menos que el Padre que me envió lo traiga.” Juan 6:44

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma.

Continuar leyendo »

« Página anteriorPágina siguiente »



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.549 seguidores